• Amanda Agosto

¿Falso, hecho o qué? Evaluando de lo que sabemos sobre los OGM (“GMO”)

Escrito por Amanda Agosto


Este artículo fue traducido por Patricia Marie Cordero-Irrizary.

Puedes leer el artículo en inglés aquí.


Mientras pasaba por una de las oficinas del trabajo, vi una calcomanía que decía “Solo como transgénicos” acompañada de una imagen de una mazorca de maíz. Encontré esto cómico porque la modificación genética a menudo se describe como lo más terrible que le puede pasar a un organismo. Sin embargo, en la comunidad de biología vegetal no siempre compartimos esta percepción. Mi primer encuentro con los transgénicos fue en Puerto Rico a través de un grupo llamado "Nada Santo Sobre Monsanto". Yo todavía estaba en la escuela secundaria y creía todo lo que me decían; por ejemplo, que comer productos transgénicos causa cáncer.


Mantuve sus opiniones conmigo durante mi primer año de universidad, y durante mi curso de biología general de primer año, finalmente se planteó el tema de los transgénicos. Recité a mi profesor y a la clase todo lo que había aprendido del grupo anti-Monsanto; mi profesora puso los ojos en blanco. Tan pronto como comencé a aprender sobre fisiología y la historia de la domesticación de plantas, comencé a cuestionar lo que creía tan firmemente. Este artículo explicará conceptos sobre los OGM que me ayudaron a comprender la ciencia detrás de estos organismos y, en última instancia, me llevaron a creer que no son del todo perjudiciales para nuestra salud ni para el medio ambiente.


1. ¿Qué es un OGM?


OGM, necesitamos discutir qué es material genético y cómo se fabrica. Todos los organismos vivos contienen material genético en forma de ADN o ARN. Por ejemplo, el ADN significa ácido desoxirribonucleico y está formado por una variedad de componentes químicos. Lo más importante es que el ADN contiene adenina (A), guanina (G), citosina (C) y timina (T). Las combinaciones de estas letras forman lo que se conoce como genes, que son una parte esencial de un genoma: todo el contenido de ADN del organismo. Los organismos vivos tienen una maquinaria que "lee" estos genes para transmitir un "mensaje" que puede resultar en el color de una flor, por ejemplo. Los genomas pueden contener millones de estas cuatro letras que pueden combinarse para producir una gran cantidad de mensajes. Por ejemplo, CAT, TAC, ATC, CTA tienen las mismas tres letras pero significados diferentes.


Uno pensaría que modificar el ADN de un organismo de cualquier forma daría lugar a un OGM. Sin embargo, este no es siempre el caso. Por ejemplo, los cultivos que sufrieron mutaciones por exposición a sustancias químicas en la década de 1930 no se consideran técnicamente OGM (ACHS, 2015). Tampoco se considera un OGM si se utilizan métodos de mejora convencionales para seleccionar cultivos con características deseables (Breseghello, 2013). El USDA establece que los OGM son simplemente organismos que son el resultado de la modificación genética, mientras que los organismos genéticamente modificados (GEO) son aquellos modificados mediante el uso de herramientas de biología molecular específicamente cuando se utilizan técnicas de ADN recombinante. Es posible que esté viendo un patrón. La semántica juega un papel muy importante en lo que se considera o no se considera un OGM.


Los OGM, como los describe Giovanni Tagliabue en "El negacionismo y el consenso científico necesarios de los OGM" ("The necessary “GMO” denialism and scientific consensus"), son una categoría que carece de coherencia y no tiene un denominador común. El término OGM reduce una variedad de métodos muy diferentes que resultan en ADN modificado en un solo grupo, haciéndolos parecer homogéneos. La generalización dificulta desentrañar la compleja diversidad de organismos y métodos de modificación que se han utilizado independientemente de sus posibles beneficios o desventajas. La semántica ha limitado la discusión real y ha prolongado los conceptos erróneos que rodean a los organismos modificados genéticamente.


2. ¿Blanco o negro?... Más como gris


Nos gusta cuando las cosas tienen una categoría asignada. ¿Es malo o bueno? Sin embargo, el debate sobre los OGM no debe abordarse con tal absolutismo. Para mantener la coherencia, continuaría usando el acrónimo OGM, pero lo que estoy describiendo se alinea más estrechamente con la definición de GEO del USDA. No sería correcto afirmar que todos los OGM son inseguros ni decir que todos son inseguros. Como lo describe Giovanni Tagliabue, la generación de un “OGM” no siempre es exitosa y, por lo tanto, se descarta.


A menudo, pocas personas fuera del grupo de investigación y agencias reguladoras se enteraban. De hecho, esto también es cierto para los organismos modificados a través de métodos más tradicionales que no caen bajo los transgénicos. Tagliabue sostiene que deberíamos evaluar los "OGM" uno por uno; por lo tanto, debería reemplazarse "OGM" como término utilizado para generalizar. Tagliabue propone tres mantras a tener en cuenta cuando se habla de organismos genéticamente modificados: “1) producto, no proceso, 2) singular, no plural, 3) a posteriori, no a priori”.


Por "producto, no proceso", sugiere centrarse en el producto de un evento recombinante a la vez para evaluar si es seguro o no. Esto establece que no debemos afirmar que una técnica particular de alteración del genoma siempre da como resultado productos seguros o inseguros, pero lo que debería importar es si el producto es finalmente seguro para su uso. Por supuesto, se debe garantizar que los métodos utilizados en la producción de organismos modificados genéticamente sean éticos y seguros.


El “singular, no plural” se refiere a hablar de organismos modificados uno a uno, lo que resulta en otra forma de decir que generalizar y etiquetar con las tres letras de OGM no debería ser el caso.


Por último, “a posteriori, no a priori” hace referencia a términos filosóficos. A posteriori se refiere al conocimiento basado en evidencia empírica, mientras que a priori se refiere al conocimiento que no deriva de la experiencia o tautologías (Stanford Encyclopedia of Philosophy). Estos son dos conceptos filosóficos muy complejos, pero la idea es que no debemos centrarnos en lo que creemos que está bien o mal, sino en la evidencia disponible.


La conclusión de Tagliabue es que bueno, malo, pro-OGM o anti-OGM son etiquetas que no tienen valor porque la idea de los OGM como un solo grupo que los abarca es errónea.


3. Actualmente, solo hay 10 cultivos "OGM" disponibles comercialmente


La disponibilidad de cultivos transgénicos varía según el país y no todos se producen para el consumo. También se pueden utilizar para alimentar ganado y confeccionar ropa y otros textiles. Los diez cultivos disponibles comercialmente son soja, papaya, calabaza, papas, manzanas, canola, remolacha azucarera, alfalfa, algodón y maíz (respuestas de OGM).


El maíz y la soja son los dos productos más prevalentes, con 405 millones y 213 millones de toneladas (respectivamente) de cultivos cultivados en los últimos 21 años (ISAAA, 2018). El Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-Biotecnológicas (ISAAA) tiene una compilación de la lista de plantas OGM aprobadas. Se puede encontrar más información por tipo de cultivo, características específicas que lo hacen comercialmente valioso, el país donde está disponible y el propósito para el que está aprobado en el sitio web. La lista se puede encontrar aquí. Esto significa que los cultivos etiquetados como libres de OGM que no están en esta lista son redundantes, y quizás la empresa se está limpiando de verde, lo que hace que su empresa y/o productos parezcan más amigables con el medio ambiente (Delmas, Cuerel 2011).

4. ¿La información contradictoria lo abruma?


Si está leyendo este artículo, es posible que esté tratando de comprender mejor de qué se trata todo el alboroto de los transgénicos; felicitaciones por intentar informarse. Este tema puede resultar abrumador. Una búsqueda rápida en Internet sobre OGM a menudo saca a la luz fuentes no científicas que presentan ideas sesgadas que provienen de argumentos sin fundamento. Hay muchas opciones para encontrar información basada en la ciencia y la investigación, como revistas revisadas por pares. Los artículos presentados en estas revistas han sido revisados ​​por científicxs con los antecedentes necesarios para evaluar si el contenido es sólido o no. Desafortunadamente, estas revistas a veces están detrás de muros de pago, pero puede comunicarse con el/la autorx para ver si está dispuestx a compartirlo con usted. El otro problema con los artículos revisados ​​por pares es la jerga generalizada.


Una alternativa a la lectura de revistas es leer revistas científicas que explican los resultados presentados en revistas sin la jerga. Las revistas Scientist, Science y Scientific American son algunas. Las organizaciones sin fines de lucro como ISAAA tienen una gran cantidad de información, incluida una lista de cultivos transgénicos disponibles actualmente. Seguir a lxs científicxs en Twitter es una gran idea para encontrar información del tamaño de un bocado. El artículo "OGM: ¿el Frankenstein moderno?" ("GMOs: The Modern-Day Frankenstein ?") escrito por Will Hinckley y publicado en Plantae también es increíblemente informativo.


Otro buen artículo publicado en la revista Science in the News, publicado por la Escuela de Graduados de la Universidad de Harvard, contiene un resumen informativo de la investigación sobre los efectos del consumo de OGM en mamíferos. Concluyen que a partir de ahora, los productos transgénicos no son perjudiciales para nuestra salud y bienestar.


5. Tenga en cuenta: libre de transgénicos no significa orgánico, y la idea de que orgánico sea más saludable es debatible


A las empresas les gusta usar el término libre de OGM como una forma de hacer que sus productos sean más atractivos para los clientes cuando, en realidad, a veces el producto no podría haber sido "OGM" (recuerde que lo que quiero decir es que se alinea más estrechamente con la definición de GEO) en el primer lugar porque no existe. Por ejemplo, los kiwis genéticamente modificados no están disponibles comercialmente (no existen), por lo que una etiqueta de "libre de OGM" en el producto no tiene ningún significado.


Si bien los OGM no pueden estar presentes en productos orgánicos de acuerdo con las pautas del USDA, los productos sin OGM pueden obtenerse de granjas no orgánicas. Es importante tener en cuenta que el USDA a partir del 20 de diciembre de 2018 ha establecido el Estándar Nacional de Divulgación de Alimentos Modificados por Bioingeniería para crear un estándar para divulgar los alimentos modificados por biotecnología. La fecha de implementación será el 1 de enero de 2020 y el 1 de enero de 2021 para los pequeños fabricantes de alimentos.


Los cultivos genéticamente modificados son increíblemente controversiales. Hay muchos aspectos de la controversia que van desde cómo afectan el medio ambiente, nuestra salud y las comunidades que los cultivan. Sin embargo, espero que esta pequeña lista pueda ayudarle a tomar decisiones más informadas sobre si comprar o no productos transgénicos.


Referencias


Sobre la Autora

Amanda Agosto comenzó su bachillerato en la Universidad de Puerto Rico - Rio Piedras y se transfirió a la Universidad Estatal de Humboldt en California. Completó su B.S. en Biología Celular y Molecular y se une al Programa Graduado en Biología Vegetal en UC Davis este semestre de otoño de 2019. Los intereses de investigación de Amanda incluyen la biología sintética y cómo se pueden diseñar sistemas de plantas, específicamente el flujo del metabolismo del carbono, para la síntesis de metabolitos especializados. Además de la investigación, Amanda está interesada en la comunicación científica para hablantes de inglés y español, así como en la interseccionalidad y la equidad. Ha trabajado con organizaciones dedicadas a aumentar la diversidad en las ciencias, como Hispanic Serving Institution y Louis Stock Alliance for Minority Participation. Amanda disfruta de diferentes pasatiempos, como el "hula hooping" y el "bullet journaling".


Este articulo fue escrito por Amanda Agosto en colaboracion

con el equipo de Women In Ag Science (WAGS).

1 view0 comments